Movilizarse - hacer que la atención sanitaria se centre más en el paciente

Pieza de opinión

Los teléfonos móviles no sólo nos ayudan a estar conectados, sino que también son herramientas poderosas que conectan dispositivos que se pueden llevar puestos, como monitores o sensores. El seguimiento de la salud personal, el ejercicio, los niveles de azúcar y los patrones de sueño son sólo algunos de los usos del móvil. La tecnología tiene el potencial de ayudar a que la atención sanitaria se adapte más al paciente y a mejorar el desarrollo de nuevas terapias. Las compañías farmacéuticas han sido lentas en adoptar nuevas formas de mejorar la atención al paciente, pero últimamente han dado pasos adelante.

Mi nombre es Laura Manca y soy la Gerente de la Cartera de Productos de The SocialMedwork y Defensora de la Innovación. La misión de TheSocialMedwork es redefinir el cuidado de la salud poniendo las necesidades de los pacientes en el corazón de todo lo que hacemos.

El mes pasado en Londres, la conferencia mHealth for Clinical Trials reunió a innovadores del mundo médico para discutir cómo se puede utilizar la tecnología móvil para mejorar el desarrollo de nuevos medicamentos. El objetivo: trazar formas de mejorar la investigación de nuevos medicamentos.

Un estudio de 2016 destaca que la inscripción de pacientes, la recopilación de datos y la comunicación con los cuidadores se encuentran entre los desafíos más frecuentes en los ensayos clínicos. Las tecnologías móviles bien podrían ser la respuesta correcta. Por ejemplo, los ensayos clínicos son de difícil acceso para los pacientes que viven en zonas rurales o en pueblos pequeños. Aún más difícil es visitar el lugar de la investigación un par de veces al mes. Los "chequeos" remotos impulsados por la tecnología móvil podrían ayudar a resolver esto.

Un beneficio potencial es que al usar una aplicación, los participantes en los ensayos clínicos pueden informar rápidamente de cualquier efecto adverso e informar de los progresos fácilmente. Dispositivos como los que se pueden llevar puestos (como un reloj inteligente) permiten a los médicos controlar a distancia el ritmo cardíaco y la temperatura de cada paciente. Todos estos datos pueden ser recogidos y revisados automáticamente.

Los móviles pueden actuar como balizas de localización, indicando al personal médico exactamente dónde están los pacientes, lo que resulta útil en caso de emergencia. Además, puede suceder que los pacientes mueran durante un ensayo clínico, y hay una presión para entender exactamente qué causó cada muerte. Aquí la tecnología móvil podría ayudar.

Sin embargo, las prendas de vestir y otras herramientas móviles introducen una gran fuente de variabilidad que hace que los ensayos clínicos y el análisis de datos sean más complejos. Dadas las rigurosas evaluaciones para los ensayos de nuevos medicamentos, esto también puede causar retrasos adicionales en la autorización. La pregunta es: ¿cómo pueden los investigadores confiar en que dispositivos idénticos proporcionen la misma retroalimentación y resultados? Cualquier varianza, por pequeña que sea, tiene un gran impacto en los ensayos clínicos.

Una barrera para el uso global es que, desafortunadamente, las compañías farmacéuticas tienden a trabajar de forma independiente. En la conferencia de mHealth me sorprendió la apertura de los debates y la voluntad de las grandes farmacéuticas de compartir sus resultados. Sin embargo, eso podría no ser suficiente. Servicios innovadores como el nuestro también podrían ayudar a asegurar que los pacientes no se queden atrás, pero esa no es la forma ideal.

Mobile está ayudando a los pacientes ahora y está ayudando a acelerar los avances médicos para el futuro. Pero tiene que haber un nuevo enfoque en la colaboración y en poner a las personas primero. Las compañías farmacéuticas necesitan compartir sus conocimientos y éxitos - porque al final nuestro objetivo es cuidar la salud de los demás. No perdamos de vista esto.