30 minutos con Esther Dyson

Una charla con nuestro primer ángel inversor sobre pacientes, doctores y la inyección de innovación en el sector de la salud

Esther Dyson

Escriba "Esther Dyson" en su buscador de Google y uno de los primeros enlaces que verá es un artículo con "5 consejos para conseguir el dinero de Esther Dyson". Habiendo invertido en compañías que han sido capturadas por Google y Yahoo, Dyson se ha centrado más recientemente en el sector aeroespacial, el capital humano y, finalmente, la salud - incluyendo empresas de nueva creación que están aportando soluciones prácticas a sus actuales ineficiencias.

¿Por qué el sector de la salud? ¿Qué ofrecen las empresas de nueva creación en este espacio y cómo podemos utilizar la creatividad y la innovación para mejorar la experiencia del paciente? Cuando Esther pasó por Ámsterdam el mes pasado, aprovechamos la oportunidad para reunirnos con nuestro primer ángel inversor y discutir estos temas.

Dyson afirma que su paso al campo de la salud no fue una decisión estratégica, sino lógica: "Me gusta hacer las cosas que importan, y si fuera una criada, me gustaría tener una habitación sucia para poder limpiarla. La sanidad parecía ser una de las habitaciones más sucias, y una que valía la pena limpiar".

Parece que un hilo común en muchas de las compañías en las que Esther está involucrada es el empoderamiento. The Way to Wellville, por ejemplo, se trata de dar a toda una comunidad los medios para diseñar sus propias oportunidades para la salud y el bienestar, mientras que 23andme da a los individuos un desglose detallado de su ADN para que puedan gestionar mejor sus riesgos de salud genética. TheSocialMedwork actúa como un club de compradores de pacientes a nivel mundial, proporcionando una manera para que los pacientes compren e importen los últimos medicamentos de prescripción aprobados en el extranjero, y reciban tratamiento en su país de origen.

¿Por qué Dyson decidió invertir en The SocialMedwork? "Me gustó la propuesta fundamental", dijo. "Hay gente, hay drogas... se necesitan unos a otros. ¡Hagamos que suceda!"

Para Dyson, el progreso de la tecnología en el sector de la salud no se trata de cuánto se usa, sino más bien de lo bien que se usa: "Todavía no estamos aplicando las cosas que conocemos. Habla con cualquiera y dirá, 'esto debería pasar, eso debería pasar; los pacientes deberían hacer esto... los médicos deberían hacer aquello'. Esta información debe estar ampliamente disponible y compartida, y nada de eso está sucediendo".

"Me gusta hacer cosas que importan, y si fuera una criada, me gustaría tener una habitación sucia para poder limpiarla. La atención médica parecía una de las habitaciones más sucias, y una que valía la pena limpiar."

Hablamos de la oportunidad que tienen los empresarios, las personas y las empresas sociales de aportar soluciones creativas y llenar las lagunas de los sistemas de salud en todo el mundo. Los cambios más innovadores suelen ser los más sencillos en cuanto a su concepto.

Dyson cita un escenario en el que los médicos se encuentran con frecuencia: estar presionados por el tiempo durante las consultas con sus pacientes, donde simplemente "no tienen tiempo para hablar con los pacientes sobre todas las cosas de las que deberían hablar". Spartanburg, una de las cinco comunidades de Wellville, intenta abordar este tema con un programa llamado "Los otros 45". Durante la consulta, el doctor pasa los quince minutos explicando cuidadosamente un diagnóstico o un plan de tratamiento al paciente y contestando cualquier pregunta inicial (pero seamos honestos, muy a menudo el paciente está nervioso y necesita tiempo para absorber las noticias o instrucciones que se le acaban de dar). A continuación, el médico deja al paciente con un residente (médico en formación) para que pase los cuarenta y cinco minutos restantes (de cada hora) repasando minuciosamente la información que el paciente no ha podido absorber. A diferencia del médico, el residente tiene tiempo para hacer más preguntas al paciente: ¿Puede permitirse este medicamento? ¿Tiene un lugar seguro para guardarlo? ¿Entiendes lo que significa evitar el gluten? ¿Puedes subir las escaleras? El beneficio para el paciente es obvio; el médico también se beneficia de la confianza en que el paciente estará mejor informado y tendrá más probabilidades de seguir las instrucciones.

Cuando se le pregunta sobre el uso de medicamentos aprobados en el extranjero, Dyson señala el conflicto que algunos médicos pueden sentir: "Es un desafío cuando tienes la responsabilidad sin todo el control".

En nuestra conversación, citamos algunos estudios recientes que encontraron evidencia de "toma de decisiones defensiva" entre los médicos, en la que las decisiones de tratamiento se basan más en el temor a la responsabilidad legal que en los intereses del paciente. Un estudio de 2010 encontró que los médicos participantes seleccionaron tratamientos mucho más conservadores para sus pacientes que para ellos mismos - incluso cuando predijeron con precisión que el paciente optaría por una opción de tratamiento "más arriesgada". Sin embargo, lo más significativo es que los pacientes no eran conscientes de estas discrepancias y pensaban que las decisiones que sus médicos tomaban para sí mismos serían similares a las decisiones para sus pacientes.

Es un tema complejo, equilibrar la experiencia del médico contra el derecho del paciente a la autodeterminación, la libertad de elección y el derecho a probar un nuevo medicamento. Dyson reflexiona que hay otros factores que el médico podría considerar aparte del miedo a ser demandado: "Me arriesgaré por mí mismo porque sé lo que hago, pero ¿el paciente realmente entiende los riesgos?

Un estudio de 2010 encontró que los médicos participantes seleccionaron tratamientos mucho más conservadores para sus pacientes que para ellos mismos - incluso cuando predijeron con precisión que el paciente optaría por una opción de tratamiento "más arriesgada".

Podemos pensar en otro más - el médico podría estar preocupado de que el paciente no pueda pagar el costo del tratamiento aprobado en el extranjero, que no está subvencionado por el gobierno. ¿Pero esto justifica no poner la opción sobre la mesa en primer lugar y dejar que el paciente decida?

Una cosa es cierta: la tecnología de la información, la globalización y el mundo digital están creando el surgimiento de lo que el defensor de los pacientes Dave deBronkart y otros llaman "pacientes electrónicos", es decir, pacientes que participan activamente en su atención médica utilizando Internet y otras herramientas digitales para reunir información sobre las afecciones médicas que les afectan a ellos y a sus familias. De la misma manera que el programa 'Los otros 45' está permitiendo a los pacientes poder hacer preguntas más profundas a los médicos sobre su condición, la información proporcionada por compañías como TheSocialMedwork está fomentando que se produzcan conversaciones abiertas entre el paciente y el médico sobre las opciones de tratamiento que han sido aprobadas y están disponibles en otros países.

Esto nos lleva a otra cosa que Dyson cree que el sector sanitario podría mejorar en nombre del empoderamiento de los pacientes: comunicar la información médica y los resultados de los ensayos clínicos en términos sencillos:

"[Toma por ejemplo la declaración de que] 'hay una extensión promedio de dos meses de vida útil': ¿Qué significa eso? ¿Significa que la mayoría de la gente vive dos meses más y luego muere, o significa que el 20 por ciento de ellos en realidad viven casi un año más... o que el 1 o 2 por ciento se recupera indefinidamente? Son los detalles más allá de los números los que podrías no saber. Muestra una población de 100 personas y luego muestra lo que significan las estadísticas. Así que con esta droga, 3 personas sobreviven... con esta droga 6 personas sobreviven. Muestra lo que significa para una población real en lugar de darles números que no entienden."

Puedes tener toda la tecnología y los datos del mundo, pero si no comunicas la información de manera que el paciente la entienda, ¿qué sentido tiene? Para Dyson, la tecnología "no es para los videojuegos o el juego - es para hacer que la gente sea saludable". Si la asistencia sanitaria es la habitación que más trabajo necesita, parece que hay suficiente para mantener a todo el mundo ocupado, incluyendo a Esther Dyson.